La radio y la estática

Lorenzo Gómez Oviedo

 

Buenos Aires - 2015

60 páginas / 14 x 20

ISBN 978-987-3760-21-1

Dos preocupaciones 

Los desplazamientos del arte con sus malentendidos.
Vivir con alguien que tira papel al inodoro.
La poesía es siempre incógnita, por Coni Valente en Solo Tempestad

Un libro que contiene en su título la palabra radio y que en su primera página contiene una cita de Sausurre “la relación entre significante y significado es arbitraria pero necesaria”, indefectiblemente me remite a mi época facultativa. Espero encontrarme con textos relativos a los medios, pienso en Mc Luhan, en la Escuela de Frankfurt y en toda esa gente que teorizó al respecto del impacto de los medios en las sociedades y sin embargo, encuentro poemas.

Con pasajes como estos:

“Ahora se acabó, basta de palabras forzadas y pensamientos encrucijados, no hay más espacio para el tiempo perdidísimo en estupideces”

“Te vas te fuiste a tiempo con tus certezas apretadas a mano cerrada ese estado de no creer en nadie con la meta clara de un próximo fin”

La poesía no tiene explicación. Sería ridículo que la tuviera y como tal, aquí, estos poemas, no la tienen. Lorenzo Gómez Oviedo, sin embargo, habla de algo pero también de todo. Por momentos, sospecho que habla de mujeres, a veces de lugares, a veces de momentos. ¿Pero qué hay de extraño en todo esto? Pues nada. Es solo poesía. Y cuando de ello hablamos, hablamos de sensaciones.

Aunque la edición es breve, el libro está dividido en dos partes: una que da nombre a todo el ejemplar y otra llamada “Escritos festivos”. ¿Tienen razón de ser esos títulos? No lo sé, tampoco importa.

Es un libro corto y lo leo y lo vuelvo a leer y lo lindo es quedarse con frases únicas, bellas de por sí, que representan algo, que nos llevan a recuerdos, que nos evocan momentos. Eso es la poesía y eso hace Lorenzo aquí: nos provoca. Y esa provocación nos hace imaginar escenarios pasados y futuros. Nuevos.

La poesía aquí la siento como una puerta, como un túnel que se abre, que me hace pensar, que me mueve. No podría explicar de modo racional cómo es que  atraviesa. Solo pasa y creo que ahí está el punto.

¿Importa realmente por qué Lorenzo Gómez Oviedo eligió como título “La radio y la estática”? ¿Importa realmente encontrarle un sentido? Lo pienso largamente y finalmente me digo: no, no importa.

Lo lindo, en definitiva, no tiene mucha explicación y de algún modo, la forma poética en que aquí el autor describe la percepción que tiene del mundo, me toca y estimo que tocará a cualquiera que lea estos poemas, porque son imágenes vívidas de recortes de la cotidianeidad. Son instantes.

El autor casi me engaña, casi me hace creer que iba a encontrarme con unos versos aburridos vinculados a la radio y eso me pasa por ser tan literal, pero sorprende gratamente.

Y culmino haciendo una observación que no me parece menor: el poemario termina con un texto que dice “Gracias. De eso y con eso se trata”

Lorenzo Gómez Oviedo